Logo Rutaelcano

El piloto querido: Andrés de San Martín

PERSONAS

Además de uno de los mejores expertos en navegación de su época, el cosmógrafo Andrés de San Martín fue también alguien por quien Elcano y hasta el mismísimo Carlos V demostraron afecto.

Comparte:

Si uno lee las fuentes más conocidas acerca del viaje de la primera vuelta al mundo, como la relación de Pigafetta, o el relato del cronista Antonio de Herrera, encontrará que en ambas se cita en diversos momentos al Piloto de Su Alteza, Andrés de San Martín. Sin embargo, encontrará poco más que referencias acerca de su oficio de piloto y cosmógrafo, como por ejemplo tratando de determinar la longitud geográfica en la costa de Sudamérica. En cierto modo, ya solo por esto podemos intuir que San Martín debió destacar de entre los demás pilotos de la Casa de Contratación que formaban parte de la dotación, que no son tan citados.

Leeremos también que encontró la muerte en Cebú (Filipinas), junto a otros 26 compañeros, en aquella infame traición en la que, tras una invitación a comer por parte de los nativos, éstos terminaron pasando a cuchillo a todos los invitados. En realidad, por un testimonio que daría el capitán Gonzalo Gómez de Espinosa en 1535 sabremos que San Martín bajó a tierra antes del convite para lavar su ropa, y nunca más volvió.

Andrés de San Martín salió en tierra en la dicha ysla a lavar su ropa, e nunca paresçió más.

Gonzalo Gómez de Espinosa

Encontraremos algunos otros documentos archivados en los que vamos a obtener detalles que nos asombrarán y nos emocionarán, y de los que solo cabe una conclusión: Andrés de San Martín era un hombre especial y querido, sin duda por Juan Sebastián Elcano, pero a buen seguro también por los demás expedicionarios.

Si toparen a Andrés de San Martín que se los den los dos libros al dicho Andrés de San Martín.

testamento de Juan sebastián de elcano
En 1526 Elcano encontraría la muerte en el océano Pacífico, durante la expedición de Loaysa. Pocos días antes había dictado su testamento y en él se acordó de Andrés de San Martín, al que ya se daba por muerto, ordenando que "si le toparen" se le entregaran "dos libros de astrología y un paño de Londres para una chamarra". Es evidente que Elcano mantenía la esperanza de que su amigo todavía permaneciera vivo en Cebú. Este detalle ayuda a comprender el dolor que tuvo que causar la marcha precipitada de las naos de allí tras el infame convite del rajá Humabón, que les obligó a huir.

Piloto

San Martín ejercía como uno de los pilotos con sueldo fijo en la Casa de Contratación de Indias, en Sevilla. 

Con Magallanes

Embarcó en la expedición de Magallanes como piloto de la nao San Antonio, con el capitán Juan de Cartagena.

Ciencia y creencia

En su época, la astronomía y la astrología se mezclaban. Sabía calcular y predecir eclipses, a la vez que interpretar en los astros situaciones de la vida real.

Firma San Martin

Firma de Andrés de San Martín

Padre soltero

Consta que tenía dos hijas pequeñas a su cargo, con cuya madre no se casó. Al marchar las dejó a su hermano Cristóbal.

Medir el mundo

En su faceta de cosmógrafo, probó un método experimental ideado por Ruy Falero para determinar la longitud geográfica.

Desaparecido

Se le dio por muerto en Cebú (Filipinas), aunque en realidad había desaparecido días antes de marchar de allí, después de que bajara a lavar su ropa.

Llegan especias que Elcano cargó por él

A los marinos se les permitía llevar una caja con mercancías para intercambiar por riquezas en destino. Elcano se ocupó de llenar de clavo la caja de Andrés de San Martín, y de entregarla en su nombre a la llegada a Sevilla. El importe que por ella terminó percibiendo Cristóbal, hermano y heredero del cosmógrafo, fue de nada menos que 88.587 maravedís, una suma muy elevada.

Clavo
Carlos V

Regalo del emperador a su hija

En el año 1530, ocho años después de terminar el viaje, Carlos V tomó una decisión poco habitual: ordenó por real cédula pagar 12.000 maravedís a Juana, hija de Andrés de San Martín, «como ayuda para su casamiento por lo que sirvió su padre». Puesto que ella era todavía menor, su tío Cristóbal quedaba obligado a conservar el dinero mientras tanto.

Vos está mandado que de cualesquier maravedís que haya en esa Casa, o de los primeros que a ella vinieren, depositéis doce mil maravedís que hicimos merced a Juana de San Martín, hija de Andrés de San Martín, piloto, que fue con Hernando de Magallanes al descubrimiento de la Especiería, para ayuda a su casamiento por lo que sirvió el dicho su padre en el dicho viaje.

carlos v