Logo Rutaelcano

«Nuestros trabajos y muertes serían satisfechos»

LEGAJOS

Diego de Salinas pedía ayuda desde el Maluco tras 6 años allí. Una fuente inédita sobre la expedición de Loaysa.

Comparte:

Diego de Salinas escribía en 1532 al emperador Carlos V desde la isla de Tidore, en el Maluco. Lo hacía por tercera vez, aunque de nada habían servido las anteriores, escritas a lo largo de los  más de seis años que llevaba allí. Del mismo modo, le detallaba los principales sucesos ocurridos tanto a él mismo como a sus compañeros de las expediciones de Loaysa y de Saavedra.

Con esta carta, el factor burgalés del Maluco lanzaba una nueva petición de auxilio desesperada desde el otro lado del mundo, y dejaba bien patente cómo la situación de los españoles se había deteriorado desde la vez anterior.

De forma muy expresiva y ordenada, Diego de Salinas exponía con claridad el difícil equilibrio en que vivían, con alianzas, traiciones, y recelos mutuos a tres bandas con los portugueses y los indígenas. Exponía también sus temores y lo que motivó las difíciles decisiones de los castellanos, ofreciendo mientras ejemplos muy claros de la mentalidad de la época, en la que la fidelidad al rey y la fe eran determinantes.

Acordábamos de tener antes buena guerra que mala paz. ​

DIEGO DE SALINAS

Esta maravillosa y emocionante carta nunca llegó a su destino. Fue portada por algún portugués amigo hasta Lisboa, pero no terminó de pasar a España, por lo que la encontramos hoy en el Archivo Torre do Tombo de Lisboa, pasando completamente desapercibida para la historiografía sobre la expedición.

Tal como temía, Diego de Salinas terminó muriendo en el Maluco «por octubre de 1533», según contó Andrés de Urdaneta.

Final de la carta de Diego de Salinas escrita y firmada el 28 de febrero de 1532, que transcribimos íntegramente aquí.

Ficha descriptiva en Torre do Tombo.